sábado, 6 de abril de 2013

HOMBRES VERDES


El misterio de los hombres verdes.... Surge iconográficamente hablando, en el siglo XII. El cambio de cabezas foliadas símbolo del mal a representaciones dispersas por iglesias y catedrales europeas medievales aparece en Francia y rápidamente se distribuye por Alemania e Inglaterra. Se trata , según afirman estudiosos británicos, de una cara con hojas y elementos vegetales que brotan de su boca, en general, o de cualquier otro orificio facial. Ambos casos combinaban elementos humanos y vegetales en un todo orgánico, tal y como se venía observando en las máscaras romanas y medievales, a diferencia de las que comenzaron a multiplicarse a partir del siglo XIII, donde ambos elementos mantenían su propia identidad. Están escondidos en capiteles, arcos y arquivoltas románicos. una veces sonrientes, otras de aspecto demoníaco. Presentes en las principales catedrales europeas y en las más recónditas iglesias medievales, no ha quedado constancia alguna de su significado. Lo cierto es que, desde su sabiduría ancestral, siguen observándonos cada vez que entramos en sus dominios, retándonos a descubrir su misterio... Símbolismo vegetal cristiano... La religión cristiana ha utilizado, desde sus origenes, el simbolismo asociado al mundo de las plantas. La sociedad medieval tenía amplios conocimientos en materia vegetal, pues no en vano era éste el reino de donde se extraía los remedios medicinales para todo tipo de dolencias. Esta sabiduría popular fue empleada por la Iglesia con un doble propósito: fundamentar con base científica su simbolismo y hacerlo llegar al pueblo. Las creencias de plantas divinas y árboles sagrados, presentes en el imaginario popular de la antiguedad, intentaron ser erradicadas con el cristianismo. Sin embargo, estaban tan arraigadas en la mente de los hombres que la Iglesia no pudo eliminarlas por completo y se dedicó a asimilar muchas de ellas. Por este motivo abundan las hierbas y árboles puestos bajo bajo la advocación de un santo, una santa o alguna Virgen. La tradición arranca de los origenes mismos del cristianismo, cuando las persecuciones a las que eran sometidos los primeros cristianos les obligaron a crear toda una rica simbología con la que manifestar su fe. Quizá sea esta perpectiva la que nos ayude a encontrar el significado de los hombres verdes, pese a no ser más que una hipótesis más. Sólo hay una cosa cierta en todas las explicaciones planteadas: cada hombre verde parece tener su propio significado. Resulta difícil distinguir entre los que son puramente decorativos de los que representan una asociación de ideas. El lugar de la iglesia donde se encuentran, la expresión maléfica o benévola de su cara, y la especie vegetal de la que proceden sus hojas o ramas son elementos claves para interpretar su simbología. En los sarcófagos romanos, por ejemplo, aparece casi siempre asociado a representaciones del dios Baco —el Dioniso griego— y sus celebraciones festivas, un culto que estuvo directamente relacionado con la fertilidad, la agricultura y la idea de muerte-resurrección. En lo que respecta a su sentido dentro del arte cristiano medieval, algunos autores han sugerido que en ciertas ocasiones podría estar haciendo alusión al pecado de la lujuria, aunque la interpretación más extendida alude también a la idea de fertilidad y renacimiento. En este caso, la interpretación más evidente relacionaría estas representaciones con Cristo y su resurrección. No en vano, buena parte de los motivos vegetales de estos "hombres verdes" o máscaras foliadas están compuestas por tallos y hojas de vid, una planta de la que se obtiene el vino, símbolo de la sangre de Cristo. Como Dato cabe destacar que muchos creen que dentro una de las iglesias medievales de francia: Rennes-le-Château estaría escondido el Santo grial, en un enigmático pilar con forma de ADN, donde encontramos también en su arquitectura muchos grabados de estos HOMBRES VERDES, un misterio sin resolver...